dissabte, 12 d’abril de 2008

La costa del silencio


El mar escupía un lamento tan tenue que nadie lo oyó. Era un dolor de tan adentro que toda la costa murió. Llora lamentos la nube que enfermó y escribe espantos en la arena el dolor.
Arrulla el miedo a un delfín que bebió
de un agua negra, su suerte emigró.
Ven, quiero oír tu voz,
y, si aún nos queda amor, impidamos que esto muera.
Ven, pues en tu interior
está la solución, de salvar lo bello que queda.
Donde se acomoda la usura
nacen la ambición y el poder, y este germina en la tierra, que agoniza por interés.
Y una gaviota cuentan que decidió
en acto suicida inmolarse en el sol.
Ríe desprecios un barco que encalló,
y se desangra en su lecho: LA MAR!
Hagamos una revolución,
que nuestro líder sea el sol, y nuestro ejército sean mariposas.
Por bandera otro amanecer
y por conquista comprender que hay que cambiar las espadas por rosas.
Mientras te quede aliento ve a buscar con el viento ayuda, pues no queda tiempo. (Mago de Oz)

2 comentaris:

Ximo ha dit...

Magnífica escena romàntica!

Luthien ha dit...

Aix...
pel que veig encara em dura l'etiqueta que em vas posar fa uns mesos no?